Blogia
Obras de Diego Catalán

29.- 9. CAMBIOS EN LA FLEXIÓN Y SINTAXIS DEL NOMBRE

29.- 9. CAMBIOS EN LA FLEXIÓN Y SINTAXIS DEL NOMBRE

9. CAMBIOS EN LA FLEXIÓN Y SINTAXIS DEL NOMBRE. II. EL NUEVO LATÍN

      La ruina de la declinación casual no es fenómeno limi­tado al latín vulgar, sino común a todas las lenguas indo­europeas, explicable por el natural progreso del lenguaje, más que por cualquier circunstancia histórica. La declina­ción sintética del nombre parece responder al casuismo mental del hombre primitivo, que, sin bastante poder de abstracción, no ve tal objeto en general, sino tal objeto cuando es agente, homo, o cuando es paciente, hominem, o cuando es poseedor, hominis, etc. La simplificación se había iniciado ya en el latín prehistórico se­gún acabamos de decir, y la tendencia analítica no es una novedad del latín vulgar, pues ya se abría paso en el latín clásico, y lo mismo que en Plauto o Terencio, se halla en Cicerón, en Livio o en Tácito, tendencia a usar de con ablativo en vez del simple genitivo, ad con acusativo en lugar del simple dativo y de, ex, in, ab con ablativo en vez del ablativo solo. El latín nuevo no hizo sino extender el uso de la preposición, llegando en consecuencia la lengua hablada a no distinguir sino dos desinencias de caso, la del nominativo y la del acusativo 54 (salvo en el pronom­bre personal que conservaba también su forma dativa ĭllī, tĭbī, mĭhī); la Dacia, como más retirada, conservó ade­más restos del dativo 55; pero, por último, los romances no emplearon generalmente sino un solo caso, el acusativo, tendencia a la completa simplificación que en España apun­ta desde muy temprano, cuando hallamos ejemplo como el del siglo II con el nominativo femenino -as por -ae en una lápida funeraria lusitana: «filias matri piissime posuerunt»56.

      Otra simplificación fue la pérdida del género neutro. La distinción de lo inanimado frente a lo animado, estableci­da por el género neutro frente al masculino y femenino, se halló muy perturbada por la atribución de diferencia sexual a la mayor parte de los seres inanimados, en virtud de concepciones primitivas que, aunque incomprensibles después, en la mayoría de los casos contaba con la gran  fuerza de la numerosidad. La escasa minoría de los neu­tros quedaba como una excepción y fue atraída al género masculino en su forma singular, o al femenino en el plu­ral: lignum se confundió con un *lignus > ’el leño’, y ligna fue tomador por un colectivo femenino ’la leña o conjunto de leños» 57. Ya en la época de Augusto y en una ciudad capital como Cartagena se escribía en un epitafio «N. Pasquius, monumentus fecit sibi et suis» 58, no sólo haciendo masculino «monumentum», sino ponién­dolo en nominativo por acusativo, en virtud del susodicho olvido de los casos.

      El comparativo sintético es reemplazado por una perífra­sis analítica. Se consuma la tendencia que se observa ya en el latín arcaico y en el clásico a expresar la comparación mediante el adverbio magis o, rara vez, plus; en Plau­to, magis opportunus; en Cicerón, magis necessaria; en Ovidio, magis durum; en Ennio, plus miser. El latín nuevo generalizó ambas perífrasis en tal medida que sólo perduraron unos pocos comparativos sin­téticos, en especial las dos parejas antitéticas maior/ minor y melior / peior 59.

      Creación del artículo. El deseo de expresarse con viveza trajo el empleo frecuente de los pronombres demostrativos, y el demasiado uso produjo embotamiento del sentido de­mostrativo, hasta llegar a la significación debilitada del artículo griego, mera determinación de lo consabido. Pro­bablemente este uso comenzó a arraigar en la mitad orien­tal del Imperio, en el latín sobrepuesto al griego; se halla ya muy extendido en la versión Ítala de la Biblia, traduciendo el artículo griego60: «Exiit ergo Petrus et ille alius discipulus (ό άλλοςμαθητής) et venerunt ad monumentum. Currebant autem ipsi duo (οί δύο) simul; et ille alius (ό άλλος) discipulus praecurrit citius Petro» (Jo. 20, 3 y 4), y muchos de estos demostrativos-artículos fueron conservados en la Vulgata.

Diego Catalán: Historia de la Lengua Española de Ramón Menéndez Pidal (2005)

NOTAS

54  Ejemplos en Grandgent, Lat.  Vulg., § 354, 360; 91.

55  Meyer-Lübke, Gram.,, p. 28; Grandgent, Lat.  Vulg., § 354 y 372.

56  CIL, II, 38 (Carnoy, Lat. d’Esp.).

57  Del mismo modo, el plural ŏua de ŏuum(> huevo) se con­fundía con el femenino singular y así surgió un femenino con va­lor colectivo: la hueva del pez.

58  En Bol. Acad. Hist. XXX (1897), p. 359.

59  Hasta se encuentra la perífrasis con el comparativo: magis melior (en Vitrubio, s. I d.C.). Esto es un comparativo de un comparativo, vulgaridad que reproduce a veces el romance: «más mejor».

60  Véase H. Rönsch, Ital. und Vilg. (1869), pp. 419-443. Un ejemplo de una inscripción pagana española que Carnoy aduce (Lat. d’Esp., p. 248), aparte de mal transcrito, debe eliminarse, ya que es una reconstrucción hipotética.

CAPÍTULOS ANTERIORES:

PARTE PRIMERA: DE IBERIA A HISPANIA
A. EL SOLAR Y SUS PRIMITIVOS POBLADORES

CAPÍTULO I. LA VOZ LEJANA DE LOS PUEBLOS SIN NOMBRE.

1.- 1.  LOS PRIMITIVOS POBLADORES Y SUS LENGUAS

2.- 2. INDICIOS DE UNA CIERTA UNIDAD LINGÜÍSTICA MEDITERRÁNEA

3.- 3. PUEBLOS HISPÁNICOS SIN NOMBRE; PIRENAICOS Y CAMÍTICOS

CAPÍTULO II. PUEBLOS PRERROMANOS, PREINDOEUROPEOS E INDOEUROPEOS

4.- 1. FUERZA EXPANSIVA DE LOS PUEBLOS DE CULTURA IBÉRICA

5.- 2. NAVEGACIÓN DE FENICIOS Y DE GRIEGOS EN ESPAÑA

6.- 3. LOS ÍBEROS Y LA IBERIZACIÓN DE ESPAÑA, PROVENZA Y AQUITANIA

7.- 4. FRATERNIDAD ÍBERO-LÍBICA

*   8.- 5. LOS LÍGURES O AMBRONES

*   9.- 6. LOS ILIRIOS

*   10.- 7. LOS CELTAS

*   11.- 8. «NOS CELTIS GENITOS ET EX IBERIS» (MARCIAL)

12.- 9. PERSISTENCIA DE LAS LENGUAS IN­DÍGENAS EN LA PROVINCIA ROMANA DE HISPANIA

B. LAS HUELLAS DE LAS LENGUAS PRERROMANAS EN LA LENGUA ROMANCE

CAPÍTULO III. RESTOS DE LAS LENGUAS PRIMITIVAS EN EL ESPAÑOL

13.- 1. VOCABLOS DE LAS LENGUAS PRERRO­MANAS

14.- 2. SUFIJOS PRERROMANOS EN EL ESPAÑOL

15.- 3. LAS LENGUAS DE SUBSTRATO EN LA FONÉTICA ESPAÑOLA

16.- 4. RESUMEN DE LOS INFLUJOS DEL SUBSTRATO

PARTE SEGUNDA: LA HISPANIA  LATINA
A. LA COLONIZACIÓN ROMANA Y LA ROMANIZACIÓN

CAPÍTULO I. HISPANIA PROVINCIA ROMANA

* 17.- 1. CARTAGO Y ROMA. LA PROVINCIA ROMANA DE HISPANIA Y SU EXPANSIÓN DESDE EL ESTE AL OESTE

18.- 2. LA ROMANIZACIÓN

19.- 3. ESPAÑA Y LA PROVINCIALIZACIÓN DEL IMPERIO

20.- 4. PREDOMINIO DEL ORIENTE. EL CRISTIANISMO

CAPÍTULO II. EL NUEVO LATÍN

21.- 1. ¿LATÍN VULGAR?

22.- 2. EL LATÍN NUEVO

23.- 3. INFLUJO DEL CRISTIANISMO

24.- 4. NEOLOGISMOS DEL VOCABULARIO DOCTO

25.- 5. NEOLOGISMOS DE ESTILÍSTICA COLEC­TIVA

26.- 6. ACEPCIONES NUEVAS

27.- 7. FRASEOLOGÍA

28.- 8. MÓVILES DEL NEOLOGISMO GRAMA­TICAL

Diseño gráfico:
 
La Garduña Ilustrada

Imagen: letra S, siglo XVI

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres