Blogia
Obras de Diego Catalán

55.- 8. LENGUA CORTESANA VISIGODA

55.- 8. LENGUA CORTESANA VISIGODA

8. LENGUA CORTESANA VISIGODA. I. EL REINO TOLOSANO Y EL TOLEDANO

      Pero ¿podemos saber algo del carácter lingüístico de esta región toledana y emeritense? El viejo romance de la mayor parte de España se perdió por completo, sofocado primero por el árabe de los invasores en el siglo VIII y sustituido des­pués por el romance de los reconquistadores castellanos del siglo XI y siguientes. Los mozárabes, o sea los hispanos y godos que se quedaron a vivir entre los invasores, escribían en latín (y, andando el tiempo, lo harían en árabe) y su len­gua hablada se perdió: las lenguas de origen latino que hoy se hablan en lo que fue al-Andalus, la España islamizada, no son continuadoras del romance allí hablado en época visigó­tica. Refiere Jordanes, el historiador de los godos, que, cuan­do éstos emigraban a la Escitia, una gran parte del pueblo se sumergió trágicamente en las lagunas y tremedales de aque­lla tierra, y aún hoy, añade el historiógrafo, los que por allí pasan oyen confusas palabras, como de hombres que hablan a lo lejos. Leyenda nacional bien aplicable a la ruina poste­rior del reino godo toledano, hundido en la batalla de 711 junto a la laguna de la Janda; la cultura toledana desapare­ció, anegada por la floreciente civilización árabe, pero algu­nas palabras, frasecillas y canciones de los mozárabes pasa­ron a la pluma de los escritores de la España arabizada, tanto musulmanes como judíos, y hoy podemos percibir confusa­mente, a través del extraño consonantismo y del impreciso vocalismo de los alfabetos orientales, los sonidos que moros y judíos oían a la población románica que entre ellos vivía, cristiana o conversa al Islam, y así podemos tener una idea de la lengua hablada en el reino visigodo el día de su ruina.

      Por esas voces de los mozárabes, que los autores que es­cribían en árabe y en hebreo nos transmiten, sabemos que el romance toledano y andaluz no tenía los caracteres que son peculiares del Español moderno y que, más bien, po­seía los de los dialectos del Este y del Oeste, según más adelante veremos.

      El botánico Ben Buclárix de Zaragoza (hacia 1100) nos transmite una palabra de los mozárabes del Ebro, welyo ’ojo’ 106 < oc’lu, por donde sabemos que allí se diptonga­ba la ŏ ante yod, y lo mismo hacían los mozárabes de la región toledana, porque el antiguo Caracŏi es hoy Caracuey, Caracuel en Ciudad Real107. Esta diptongación, ex­traña al castellano, se usa hoy en asturiano y leonés, ueyo o uello ’ojo’; nueite o nueche ’noche’ < nŏcte. Lo mismo en navarro-aragonés, uello, nueite 108, y en catalán antiguo *uoll (provenzal uelh), moderno ull, *nuoit (provenzal nueit) nit; también diptongan el francés y los dialectos cisalpinos. Pues bien, la coincidencia del occidental ueyo o uello, nueite o nueche con el oriental uello, nueite, estando hoy comple­tamente aislados por el castellano ojo, noche, se explica sólo sabiendo que esas dos áreas, hoy separadas, estaban primi­tivamente unidas por el territorio gótico-mozárabe; sin duda fue la acción de la corte toledana la que uniformó los dos extremos occidental y oriental109.

      Otros casos hay semejantes. Por el cordobés Ben Jóljol (s. X) sabemos que los mozárabes del Sur pronunciaban yengua 110 en vez del castellano «lengua», palatalizando (con yeísmo) la l- inicial de lingua. Lo mismo hacen hoy el as­turiano y el leonés, llengua, lluna, lleche..., y el aragonés oriental y el catalán llengua, lluna, llet... 111. Este fenómeno correlativo a la palatalización de la -ll- intervocálica y como ésta procedente de Italia 112 debió de ser propagado desde Toledo al extremo occidental. Lo mismo debió de suceder con la palatalización de la -a seguida de consonante final, illas casas > les cases, canta bant > (Ellos) cantaben 113, común al asturiano central114, al catalán y a antiguos dia­lectos mozárabes donde se documentan voces como magranex en Ben Buclárix 115) ’granadas’ y topónimos como Ca­banes 116.

Diego Catalán: Historia de la Lengua Española de Ramón Menéndez Pidal (2005)

NOTAS

106  Como nombre de cierta ortiga «welyo negro», que otro botá­nico sevillano, también de hacia 1100, nombra «walyo neger», y «en la aljamía de la Frontera» (que puede ser la zaragozana o la toledana) dice llamarse el abrojo «abre walyo». Menéndez Pidal, Orígenes del esp.,  1950, § 253.

107  Menéndez Pidal, Orígenes del esp.,  1950, § 253.

108  Meyer-Lübke, Das Katalanische, § 2, consideró la dip­tongación ante yod de Aragón como irradiada desde Cataluña. Rebatí ya esa opinión en Orígenes del esp., p. 523 (ed. 1950, p. 496).

109  Véase el pequeño mapa, nº 5, sobre la antigua extensión del diptongo ante yod que incluyo en Orígenes del esp., 1950, § 1011.

110  Da como designación de la planta lingua bubula ’len­gua de buey’ el nombre de yengua buba. Véase Menéndez Pidal, Orígenes del esp., 1950, § 44. Ello explica la existencia de topónimos como Los Llamosos en Soria (cfr. Lamoso en Portugal; Llamoso en Asturias).

111  Sobre el área antigua y moderna de la palatalización, véa­se el pequeño mapa (nº 6) que incluyo en Orígenes del esp., 1950, § 1011.

112  Véase Menéndez Pidal, «Dos problemas iniciales», en Enc. Ling. Hisp., I, 1960, pp. LXXXVII-CIV.

113  Y Tú cantabes, Vosotros cantabeis.

114  Desde Aviles a Ribadesella, aproximadamente. Véase el mapa que publiqué en El dialecto leonés (2ª ed.), 1962, p.  151.

115  Según el códice de Nápóles; marganetex o marganatax en el de Madrid. Hoy se llama a la granada magrana, mangrana, magraneta en Cataluña y Valencia, migrana, mingrana en Aragón; malgranada se halla en Berceo, Milg. 39, y malgranar en la Razón de Amor (Menéndez Pidal, Orígenes del esp.,  1950, § 822).

116  En el Repartimiento de Valencia.

CAPÍTULOS ANTERIORES:

PARTE PRIMERA: DE IBERIA A HISPANIA
A. EL SOLAR Y SUS PRIMITIVOS POBLADORES

CAPÍTULO I. LA VOZ LEJANA DE LOS PUEBLOS SIN NOMBRE.

1.- 1.  LOS PRIMITIVOS POBLADORES Y SUS LENGUAS

2.- 2. INDICIOS DE UNA CIERTA UNIDAD LINGÜÍSTICA MEDITERRÁNEA

3.- 3. PUEBLOS HISPÁNICOS SIN NOMBRE; PIRENAICOS Y CAMÍTICOS

CAPÍTULO II. PUEBLOS PRERROMANOS, PREINDOEUROPEOS E INDOEUROPEOS

4.- 1. FUERZA EXPANSIVA DE LOS PUEBLOS DE CULTURA IBÉRICA

5.- 2. NAVEGACIÓN DE FENICIOS Y DE GRIEGOS EN ESPAÑA

6.- 3. LOS ÍBEROS Y LA IBERIZACIÓN DE ESPAÑA, PROVENZA Y AQUITANIA

7.- 4. FRATERNIDAD ÍBERO-LÍBICA

*   8.- 5. LOS LÍGURES O AMBRONES

*   9.- 6. LOS ILIRIOS

*   10.- 7. LOS CELTAS

*   11.- 8. «NOS CELTIS GENITOS ET EX IBERIS» (MARCIAL)

12.- 9. PERSISTENCIA DE LAS LENGUAS IN­DÍGENAS EN LA PROVINCIA ROMANA DE HISPANIA

B. LAS HUELLAS DE LAS LENGUAS PRERROMANAS EN LA LENGUA ROMANCE

CAPÍTULO III. RESTOS DE LAS LENGUAS PRIMITIVAS EN EL ESPAÑOL

13.- 1. VOCABLOS DE LAS LENGUAS PRERRO­MANAS

14.- 2. SUFIJOS PRERROMANOS EN EL ESPAÑOL

15.- 3. LAS LENGUAS DE SUBSTRATO EN LA FONÉTICA ESPAÑOLA

16.- 4. RESUMEN DE LOS INFLUJOS DEL SUBSTRATO

PARTE SEGUNDA: LA HISPANIA  LATINA
A. LA COLONIZACIÓN ROMANA Y LA ROMANIZACIÓN

CAPÍTULO I. HISPANIA PROVINCIA ROMANA

* 17.- 1. CARTAGO Y ROMA. LA PROVINCIA ROMANA DE HISPANIA Y SU EXPANSIÓN DESDE EL ESTE AL OESTE

18.- 2. LA ROMANIZACIÓN

19.- 3. ESPAÑA Y LA PROVINCIALIZACIÓN DEL IMPERIO

20.- 4. PREDOMINIO DEL ORIENTE. EL CRISTIANISMO

CAPÍTULO II. EL NUEVO LATÍN

21.- 1. ¿LATÍN VULGAR?

22.- 2. EL LATÍN NUEVO

23.- 3. INFLUJO DEL CRISTIANISMO

24.- 4. NEOLOGISMOS DEL VOCABULARIO DOCTO

25.- 5. NEOLOGISMOS DE ESTILÍSTICA COLEC­TIVA

26.- 6. ACEPCIONES NUEVAS

27.- 7. FRASEOLOGÍA

28.- 8. MÓVILES DEL NEOLOGISMO GRAMA­TICAL

29.- 9. CAMBIOS EN LA FLEXIÓN Y SINTAXIS DEL NOMBRE

30.- 10. CAMBIOS EN LA FLEXIÓN Y SIN­TAXIS DEL VERBO

31.- 11. PREPOSICIONES Y ADVERBIOS

32.- 12. COLOCACIÓN DE LAS PALABRAS

*   33.- 13. EVOLUCIÓN DEL SISTEMA VOCÁLICO

34.- 14. EVOLUCIÓN DEL SISTEMA CONSO­NÁNTICO

*   35.- 15. OTRAS SIMPLIFICACIONES FONÉTICAS

*   36.- 16. LARGA LUCHA ENTRE INNOVACIÓN Y PURISMO

*   37.- 17. LAS INSCRIPCIONES

B. EL LATÍN DE HISPANIA

CAPÍTULO III. ESPAÑA EN LA ROMANIA

*   38.- 1. LA ROMANIA

*   39.- 2. CAUSAS DEL DIALECTALISMO RO­MÁNICO

*   40.- 3. ROMANIA OCCIDENTAL, ROMANIA MERIDIONAL

*   41.- 4. TRES ZONAS DE COLONIZACIÓN DE ESPAÑA

*   42.- 5. ESPAÑA Y LA ITALIA MERIDIONAL

*   43.- 6. ARCAÍSMO PURISTA DEL LATÍN DE ESPAÑA

*   44.- 7. RELACIONES ENTRE EL LATÍN HISPA­NO Y EL DE LA ROMANIA MERIDIONAL: VOCABULARIO Y FORMACIÓN DE PALABRAS

45.- 8. FONÉTICA DIALECTAL EN EL LATÍN DEL SUR DE ITALIA Y DE LA HISPANIA CITERIOR

*   46.- 9. UNIDAD Y DIVERSIDAD EN EL LA­TÍN DE HISPANIA

*   47.- 10. TOPONIMIA CRISTIANA

PARTE TERCERA: HACIA LA NACIONALIZACIÓN LINGÜÍSTICA DE HISPANIA
A. DESMEMBRACIÓN DE LA ROMANIA. ÉPOCAS VISIGÓTICA Y ARÁBIGA

CAPÍTULO I. EL REINO TOLOSANO Y EL TOLEDANO

*   48.- 1. DISOLUCIÓN Y RUINA DEL IMPERIO DE OCCIDENTE. CRISIS DE ROMANIDAD

*   49.- 2. NACIONALIZACIÓN DEL REINO VISI­GODO

*   50.- 3. REINO VISIGODO TOLEDANO

*   51.- 4. ONOMÁSTICA GERMÁNICA

*   52.- 5. CAUSAS DE LA FRAGMENTACIÓN ROMÁNICA

*   53.- 6. LA LENGUA COMÚN QUE NO SE ESCRIBE

*   54.- 7. CENTROS DIRECTIVOS DE LA HISPANIA VISIGÓTICA

Diseño gráfico:
 
La Garduña Ilustrada

Imagen: letra R, alfabeto anglosajón, siglo VIII-IX

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres