Blogia
Obras de Diego Catalán

72.- 1. ORÍGENES DEL REINO DE NAVARRA Y DEL «IMPERIO» LEONÉS

72.- 1. ORÍGENES DEL REINO DE NAVARRA Y DEL «IMPERIO» LEONÉS

1. ORÍGENES DEL REINO DE NAVARRA Y DEL «IMPERIO» LEONÉS. IV. EL IMPERIO LEONÉS Y SU FRONTERA VÁRDULO-VASCONA

      La fragmentación feudal que se incuba y organiza en Eu­ropa durante los siglos IX a XI, tiene manifestaciones singu­lares en España bajo la forma de pequeños reinos o conda­dos hereditarios. En el año 905, un señor de Navarra, Sancho García, toma el título de rey: «Surrexit in Pampilona rex», anuncia el monje navarro Vígila (el llamado «Albeldense»)1.

      Con este suceso coincide un gran movimiento expansivo del reino de Asturias. Ordoño II (914-924), una vez poblada por su padre Alfonso III la parte Norte del Duero, decide aban­donar las montañas asturianas y fija su corte en León, cam­bio ventajoso para los movimientos militares. Desde allí auxilia varias veces al rey de Navarra y conquista para éste la ciu­dad de Nájera, obrando al parecer como superior jerárquico.

      Desde el comienzo de este proceso disgregatorio, que iría seguido por la constitución hacia 951 dentro del reino astur-leonés del gran condado de Castilla, se reconoció formal­mente al antiguo rey una categoría excepcional bajo el títu­lo de imperator, que ya se aplica, hacia 909, al último rey de Oviedo Alfonso III, como afirmando el principio unitario hispánico que la monarquía asturiana heredaba de la visigó­tica y que traspasó a León cuando la capital del reino se tras­ladó al Sur de la Cordillera Cantábrica. Era un título copia­do del usado entre los sucesores de Carlomagno. Dentro de la concepción filosófico-histórica de san Agustín y de Paulo Orosio, el imperio era, por institución divina, único en el mundo desde los tiempos de Babilonia hasta los de Roma; el Emperador era supremo jerarca de los reyes, único, como el Papa era superior único en la jerarquía eclesiástica, y la coronación de Carlomagno por el Papa significó la armonía de los dos poderes supremos, temporal y espiritual. Pero ya algún rey de Francia o algún zar de Bulgaria usaron el títu­lo simplemente como muy honorífico 2, y en este sentido neológico se usó en España. El imperator legionensis, como se llama al hijo de Alfonso III, Ordoño II (él nunca se daba a sí mismo este título, que representaba en la Cristiandad algo como un cisma político), era sólo superior jerarca de los po­deres de España. Y este neologismo político fue aceptado en toda España, cuya unidad nacional expresaba a pesar de las divisiones políticas: imperator se llama al rey de León en unas genealogías navarras del siglo X 3, y en los diplomas de los reyes navarros y aragoneses de siglo XI; o cuando la Marca de Barcelona estaba ya emancipada de los reyes de Francia, en 1023, el obispo de Vic, Oliva, usa imperator, a secas, para designar a Alfonso V de León 4.

      El valor del reino leonés como centro político y cultural de España resalta también cuando la Marca de Barcelona hace sus primeras tentativas de emancipación respecto al reino carolingio, cuando en 958 y 971 un abad levantino, el abad Cesario, para sustraerse al metropolitano narbonense y restaurar la metrópoli de Tarragona, acude a Compostela como a sede primada y alega que toda España estaba some­tida al patronazgo del apóstol de Galicia 5.

      Merece recordarse también esta gestión porque en los es­critos del abad Cesario vemos continuarse el estilo barroco-mozárabe 6. El gusto por la hinchazón estilística se manifies­ta en el encumbramiento de los títulos usados: Ordoño III, en 954, apoya la primacía de Santiago llamando pomposa­mente al obispo de Compostela «antistes totius orbis»; los anómalos superlativos de substantivo andaban muy al uso en el siglo X: los soberanos son llamados «dominissimus impera­tor» o «domnissimus rex»; las donaciones piadosas se hacen a los «domnissimis martiribus»; la madre de Fernán González a veces no es condesa, sino comitissima 7.

Diego Catalán: Historia de la Lengua Española de Ramón Menéndez Pidal (2005)

NOTAS

1 En el famoso códice escurialense d.I.2, fols. 239-42 termina­do por el monje Vígila en el monasterio de Albelda en 976 (co­pia del Epítome histórico ovetense que, debido a su origen albeldense, vino en la erudición a imponer a esta obra el nom­bre de «Crónica Albeldense»).

2  Carlos Calvo antes de ser emperador se intituló Imperator francorum (Du Cange, Glossarium, IV, p. 304 c). Respecto al zar Simeón, en días de Alfonso III, véase Menéndez Pidal, España del Cid, 1929, p. 76.

3  Las Genealogías del llamado «Códice de Roda» que, en realidad, son najerenses de los últimos decenios del s. X, dicen «Domna Sanzia fuit uxor Ordinii imperatoris», refiriéndose a Ordoño II de León (914-924) que, después de conquistar Nájera en unión del rey de Pamplona Sancho Carees (923), casó con la hija de éste.

4  Véase Menéndez Pidal, España del Cid,  1929, pp. 76, 118 y 711-712.

5  Menéndez Pidal, España del Cid., p. 77.

6  Véase atrás, cap. II, § 2.

7  Menéndez Pidal, Orígenes del esp., p. 334 (ed. 1950, p. 328); España del Cid, p. 711.

CAPÍTULOS ANTERIORES:

PARTE PRIMERA: DE IBERIA A HISPANIA
A. EL SOLAR Y SUS PRIMITIVOS POBLADORES

CAPÍTULO I. LA VOZ LEJANA DE LOS PUEBLOS SIN NOMBRE.

1.- 1.  LOS PRIMITIVOS POBLADORES Y SUS LENGUAS

2.- 2. INDICIOS DE UNA CIERTA UNIDAD LINGÜÍSTICA MEDITERRÁNEA

3.- 3. PUEBLOS HISPÁNICOS SIN NOMBRE; PIRENAICOS Y CAMÍTICOS

CAPÍTULO II. PUEBLOS PRERROMANOS, PREINDOEUROPEOS E INDOEUROPEOS

4.- 1. FUERZA EXPANSIVA DE LOS PUEBLOS DE CULTURA IBÉRICA

5.- 2. NAVEGACIÓN DE FENICIOS Y DE GRIEGOS EN ESPAÑA

6.- 3. LOS ÍBEROS Y LA IBERIZACIÓN DE ESPAÑA, PROVENZA Y AQUITANIA

7.- 4. FRATERNIDAD ÍBERO-LÍBICA

*   8.- 5. LOS LÍGURES O AMBRONES

*   9.- 6. LOS ILIRIOS

*   10.- 7. LOS CELTAS

*   11.- 8. «NOS CELTIS GENITOS ET EX IBERIS» (MARCIAL)

12.- 9. PERSISTENCIA DE LAS LENGUAS IN­DÍGENAS EN LA PROVINCIA ROMANA DE HISPANIA

B. LAS HUELLAS DE LAS LENGUAS PRERROMANAS EN LA LENGUA ROMANCE

CAPÍTULO III. RESTOS DE LAS LENGUAS PRIMITIVAS EN EL ESPAÑOL

13.- 1. VOCABLOS DE LAS LENGUAS PRERRO­MANAS

14.- 2. SUFIJOS PRERROMANOS EN EL ESPAÑOL

15.- 3. LAS LENGUAS DE SUBSTRATO EN LA FONÉTICA ESPAÑOLA

16.- 4. RESUMEN DE LOS INFLUJOS DEL SUBSTRATO

PARTE SEGUNDA: LA HISPANIA  LATINA
A. LA COLONIZACIÓN ROMANA Y LA ROMANIZACIÓN

CAPÍTULO I. HISPANIA PROVINCIA ROMANA

* 17.- 1. CARTAGO Y ROMA. LA PROVINCIA ROMANA DE HISPANIA Y SU EXPANSIÓN DESDE EL ESTE AL OESTE

18.- 2. LA ROMANIZACIÓN

19.- 3. ESPAÑA Y LA PROVINCIALIZACIÓN DEL IMPERIO

20.- 4. PREDOMINIO DEL ORIENTE. EL CRISTIANISMO

CAPÍTULO II. EL NUEVO LATÍN

21.- 1. ¿LATÍN VULGAR?

22.- 2. EL LATÍN NUEVO

23.- 3. INFLUJO DEL CRISTIANISMO

24.- 4. NEOLOGISMOS DEL VOCABULARIO DOCTO

25.- 5. NEOLOGISMOS DE ESTILÍSTICA COLEC­TIVA

26.- 6. ACEPCIONES NUEVAS

27.- 7. FRASEOLOGÍA

28.- 8. MÓVILES DEL NEOLOGISMO GRAMA­TICAL

29.- 9. CAMBIOS EN LA FLEXIÓN Y SINTAXIS DEL NOMBRE

30.- 10. CAMBIOS EN LA FLEXIÓN Y SIN­TAXIS DEL VERBO

31.- 11. PREPOSICIONES Y ADVERBIOS

32.- 12. COLOCACIÓN DE LAS PALABRAS

*   33.- 13. EVOLUCIÓN DEL SISTEMA VOCÁLICO

34.- 14. EVOLUCIÓN DEL SISTEMA CONSO­NÁNTICO

*   35.- 15. OTRAS SIMPLIFICACIONES FONÉTICAS

*   36.- 16. LARGA LUCHA ENTRE INNOVACIÓN Y PURISMO

*   37.- 17. LAS INSCRIPCIONES

B. EL LATÍN DE HISPANIA

CAPÍTULO III. ESPAÑA EN LA ROMANIA

*   38.- 1. LA ROMANIA

*   39.- 2. CAUSAS DEL DIALECTALISMO RO­MÁNICO

*   40.- 3. ROMANIA OCCIDENTAL, ROMANIA MERIDIONAL

*   41.- 4. TRES ZONAS DE COLONIZACIÓN DE ESPAÑA

*   42.- 5. ESPAÑA Y LA ITALIA MERIDIONAL

*   43.- 6. ARCAÍSMO PURISTA DEL LATÍN DE ESPAÑA

*   44.- 7. RELACIONES ENTRE EL LATÍN HISPA­NO Y EL DE LA ROMANIA MERIDIONAL: VOCABULARIO Y FORMACIÓN DE PALABRAS

45.- 8. FONÉTICA DIALECTAL EN EL LATÍN DEL SUR DE ITALIA Y DE LA HISPANIA CITERIOR

*   46.- 9. UNIDAD Y DIVERSIDAD EN EL LA­TÍN DE HISPANIA

*   47.- 10. TOPONIMIA CRISTIANA

PARTE TERCERA: HACIA LA NACIONALIZACIÓN LINGÜÍSTICA DE HISPANIA
A. DESMEMBRACIÓN DE LA ROMANIA. ÉPOCAS VISIGÓTICA Y ARÁBIGA

CAPÍTULO I. EL REINO TOLOSANO Y EL TOLEDANO

*   48.- 1. DISOLUCIÓN Y RUINA DEL IMPERIO DE OCCIDENTE. CRISIS DE ROMANIDAD

*   49.- 2. NACIONALIZACIÓN DEL REINO VISI­GODO

*   50.- 3. REINO VISIGODO TOLEDANO

*   51.- 4. ONOMÁSTICA GERMÁNICA

*   52.- 5. CAUSAS DE LA FRAGMENTACIÓN ROMÁNICA

*   53.- 6. LA LENGUA COMÚN QUE NO SE ESCRIBE

*   54.- 7. CENTROS DIRECTIVOS DE LA HISPANIA VISIGÓTICA

*   55.- 8. LENGUA CORTESANA VISIGODA

*   56.- 9. EL MAPA LINGÜÍSTICO DEL REINO GODO

*   57.- 10. ORÓSPEDA, CANTABRIA Y VASCONIA

*   58.- 11. NACIONALIZACIÓN LITERARIA. SAN ISIDORO

*   59.- 12. LA ESCUELA ISIDORIANA

CAPÍTULO II.  AL-ANDALUS. EL ÁRABE Y LA ALJAMÍA

*   60.- 1. LA ARABIZACIÓN DE HISPANIA

*   61.- 2. LOS MOZÁRABES EN SU ÉPOCA HE­ROICA

*   62.- 3. MUSULMANES DE HABLA ROMANCE

*   63.- 4. LA ALJAMÍA O LENGUA ROMANCE HABLADA EN AL-ANDALUS

*   64.- 5. TOPONIMIA ÁRABE

*   65.- 6. TOPONIMIA MOZÁRABE

*   66.- 7. TOPONIMIA LATINA EN BOCA ÁRABE

CAPÍTULO III. LOS PUEBLOS INDOCTOS DEL NORTE

*   67.- 1. UNA NUEVA BASE PARA LA NUE­VA ROMANIDAD HISPANA

*   68.- 2. GRANDES TRASIEGOS DE POBLACIÓN

*   69.- 3. TOLEDANISMO OVETENSE. EL DIALEC­TO ASTURIANO Y LEONÉS

*   70.- 4. ONOMÁSTICA NUEVA

*   71.- 5. EL PATRONÍMICO EN -Z

CAPÍTULO IV. EL IMPERIO LEONÉS Y SU FRONTERA VÁRDULO-VASCONA

Diseño gráfico:
 
La Garduña Ilustrada

Imagen: letra Z, alfabeto siglo XII, vía www.fromoldbooks.org

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres